La ruta de la Costa...

17/06/2016

El Norte tiene algo distinto, nos dijeron nuestros ya amigos Mike y Bob, nada más llegar a su casa en Manila...Y no se equivocaron: Arrozales infinitos, paisajes que te sobrecogerán, montañas, gentes increíbles y costa, km de ella tanto al este como al oeste, con playas y corales que aun guardan ese toque de Salvaje y virgen que tanto nos gusta.

 

Después de casi un mes en Manila, teníamos ganas de aventura, de volver a caminar horas, de guaguas interminables y de ver "cosas por primera vez" cada día de nuevo, elegimos una ruta un poco rara entre montaña y playa para no perdernos nada.

 

Empezaremos contando la ruta de la Costa antes de meternos en las altas montañas del centro:

 

La Unión: Meca del Surf aquí en Filipinas, el Surf llego a este país por esas playas, con muchos guest house y hoteles por la zona y ambiente surfero por todos lados, este es un buen lugar para empezar un viaje al norte.

 

Una playa enorme de arena con dos rompientes en ambos lados son la parte principal de La Unión, nosotros buscando un poco mas de tranquilidad caminamos mas hacia el norte, donde encontramos alguna que otra playa buena y también con olas. Los locales ya están mas que acostumbrados al turismo y te pueden hacer tours a las cascadas (mejor ir en época de lluvias), encontrar un lugar barato, bueno y en condiciones para comer no es fácil, ya que lo más que hay son restaurantes de hoteles y otros por el estilo.

 

Aconsejados por nuestros amigos nos quedamos en "Lola Nany´s" Buen precio y en la misma playa, aunque puedes encontrar muchos iguales por mas o menos el mismo precio.

 

Vigan: ir a esta ciudad, fue como volver atrás en el tiempo, una parada de pocas horas basto para apreciar el encanto de esta ciudad. Su calle principal llena de casas muy antiguas y las callejuelas que la van cruzando de lado a lado con muchos rincones escondidos y con encanto, hacen de Vigan es un trozito muy pequeño de la antigua España en Filipinas.

 

 

Pagudpud: El norte norte de Luzon esconde muchas playas aun por descubrir, colinas redondas y diminutas con un color verde intenso por toda la zona, corales y playas de fina arena blanca cada vez que te acercas a la costa.

 

Llegamos tras un larguísimo camino en guagua de casi quince horas, agotados y casi sin dormir ya que nos quedamos en la estación de guaguas de Vigan para "salvar" algo de dinero y nos encontramos con algo inesperado. Un circo de guest house y una playa privada, nada del paraíso que andábamos buscando y ni rastro de olas por ningún lado, tras querer "sacarnos los ojos" en varios home stay.

 

Encontramos un buen lugar donde dormir para pasar unos días. A la mañana siguiente buscamos una moto para movernos y todo cambio, siguiendo la carretera principal llegamos a varias calas que parecían no saber nada de todo el "ruido" que había un par de km mas atrás. Bajas de coral donde rompían pequeñas pero muy buenas olas (la temporada de olas aquí va de Octubre a Marzo) y pequeñas calas de arena con tan solo unos cuantos pescadores donde poder bañarte, es lo que encontraras si exploras los alrededores de Padugpud.

 

Toda la carretera va pegada a la costa y vas viendo el mar y la selva desde la moto, una de la paradas mas "famosa" es La Blue Lagoon, una playa de arena blanca y un mar de un color azul turquesa en una bahía en forma de laguna, muy bonito desde arriba pero una vez abajo, una vez más el turismo local masivo, cambia la forma y sentido de percibir las cosas.

 

Aurora: tras nuestro paso por las montañas, ya teníamos ganas de volver al agua, la provincia de Aurora y en especial Baler eran nuestra última parada por el Norte antes de volver a Manila.

 

Esta provincia es famosa por sus olas, incluyendo la famosa Charlys Point, que debe su nombre a que allí rodaron la escena de Surf para la película Apocalipsis Now y también es famosa porque en una pequeña iglesia de Baler, resistieron durante casi un año, los "últimos" Españoles que quedaban en Filipinas durante la guerra de independencia Filipina, saliendo de allí los supervivientes a ese largo y duro año de asedio, como héroes entre aplausos cuando se rindieron.

 

Baler en si es como cualquier ciudad de tamaño medio en Filipinas, con sus ruidos, trafico, tiendas, etc...Pero con un toque surfero que le da otro "aire". Los alojamientos son carísimos, hechos por y para el turismo local, pero tras horas buscando y negociando dimos con un Guest House que nos aporto más que solo un lugar para dormir.

 

 

La familia que lo lleva es encantadora y siempre estaban vacilando o hablando con nosotros, tras algún intercambio gastronómico ya nos hicimos amigos para siempre, tanto fue así que acabamos celebrando todos juntos el día que nos íbamos con regalos y tarta, con la promesa que volveríamos desde que volvieran también las olas.

 

Desde aquí puedes hacer muchos tours con tu moto o con un triciclo:

 

1) Visita al mejor rompiente de la zona en "Cobra Reef" a una media hora de Baler centro y con un camino lleno de jungla y campos de arroz, para luego seguir hasta......

 

2) Una ruta mucho más larga, en la que puedes estar desde ocho horas o días si quieres llegar más al norte aun, es irte carretera norte dirección Casiguran, pasaras por lagos, playas, olas…La carretera en tramos es pura arena y rocas (debes ir con cuidado) subiendo montañas o atravesando la mismísima jungla…pero siempre, rodeado de un hermoso paisaje.

 

 

 

Please reload