Buscar
  • Alexis Jonay Alvarez Alvarez

Mangalore: Todo lo contrario al paraíso...

Mangalore no es el “típico” lugar que uno se imagina cuando le hablan de destinos para Surfear. Sin Palmeras altas o con aguas cristalinas donde bañarse, Mangalore, al Oeste de la India, no tiene nada que ver con esa imagen. Calles llenas de Tuck- Tuck, basura en cada acera, puestos de comida callejera, ruidos…Todo lo que implica una ciudad Hindu.



Este lugar, vive completamente a espaldas del inmenso mar que la rodea, solo un sucio y enorme rio, separa la línea de “playa” de la caótica ciudad, donde pescadores y algunos mendigos sobreviven como pueden a la dura realidad de India.



Sin saber muy bien como, acabamos en un hostal de carretera alejado del caos de la ciudad, mas que nada porque no fuimos del todo bienvenidos en la misma. Al ser una ciudad profundamente Islamica, quizás nuestra presencia no era del todo agradable para muchos, negándonos donde dormir, subirnos a un tuck-tuck o simplemente comer.


Todo cambio al salirnos un poco del centro. En el hostal que encontramos a lado de la autopista, pese a casi obligarnos a comer alejados de los demás clientes, mas que nada para no espantar a su clientela habitual de camioneros y familias de paso nos dijeron, nos trataron genial, dándonos muchas veces, comidas vegetarianas especialmente hechas para nosotros y gratis, por las molestias de comer en esa oscura habitación pensamos.

Tras caminar un largo trecho por la autopista, tratando de encontrar una entrada hacia la playa, encontramos una fabrica que tenia un estrecho camino de arena que desembocaba en la misma orilla de la playa. Una gran franja de arena igris se extendía hasta donde nos llegaba la vista, a lo lejos, un gran muelle de barcos de carga, partía la playa en dos en su parte sur.


Desde lejos, parecía que su inmenso rompeolas, sacaba buenas olas que rompían totalmente solitarias en la arena. Tras caminar un poco, empezamos a ver las primeras series romper sobre la arena, en esta zona el viento casi todos los días sopla muy flojo en contra del mar, levantado un poco las crestas de las olas y sacando profundos tubos de color gris verdoso.

Los pescadores alucinaban con vernos allí con nuestra tabla buscando olas, en sus aguas oscuras y grises, inconscientes de el gran secreto que escondían las mismas.

Mangalore, India, todo lo contrario al paraíso, muy lejos de los destinos de surf convencionales, sin comodidades, postureos o pintorescas fotos para Instagram, pero con lo necesario para cualquier buscador de olas.

114 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now